'Inferno', de Dan Brown

'Inferno', de Dan Brown
 «Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en épocas de crisis moral»

La obra de Dan Brown es uno de esos claros ejemplos de brecha entre público y crítica. Los detractores del escritor estadounidense suelen recriminarle que sea todo un exponente del fast food literario, en cuanto a que sus novelas son adictivas, fáciles de consumir, pero poco alimenticias. No quisiera yo, ignorante de mí, contradecir a los más intelectuales, pero me parece magnífico que dispongamos de opciones que nos concedan un disfrute más ligero; por no mencionar lo atractivas que resultan estas propuestas para los lectores ocasionales. Y lo que es más importante: que una obra sea puro entretenimiento no significa necesariamente que sea de peor calidad. Afirmar algo así sería tan injusto como meter en el mismo saco todas las novelas que no llegan a un determinado nivel de erudición.

Sí, ‘Inferno’ es puro entretenimiento, pero un entretenimiento de primera. Justo es reconocer que la polémica que generó Dan Brown con ‘El código Da Vinci’ le ayudó a alcanzar los niveles de popularidad que hoy ostenta, aunque creo que ni él mismo podía imaginar semejante revuelo (con la iglesia hemos topado, nunca mejor dicho). Pero reconozcamos los méritos del autor. Uno de los más destacables es su talento a la hora de dotar de un rico trasfondo cultural a sus elaboradas tramas de misterio, sin que ello lastre en modo alguno el frenético ritmo de la narración. Por supuesto, tampoco podemos obviar el trabajo de documentación previa que conlleva. Así, para disfrute de los lectores más curiosos, encontraremos gran cantidad de referencias históricas, artísticas, mitológicas, religiosas, literarias y científicas. Todas ellas se nos presentan inteligentemente, ya sea en diáologos, reflexiones de los personajes o flashbacks, encajando naturalmente en la narración, sin entorpecerla. Cabe decir que Dan Brown se ha ganado cierta fama de desinformador, por usar caprichosamente algunos de estos elementos del mundo real para ponerlos al servicio de la narración. Bueno, seamos serios: estamos hablando de una obra de ficción que no va de otra cosa. Mezclar elementos veraces con otros más fantasiosos no es ni más ni menos que un recurso para dotar de verosimilitud al relato (véase, por poner otro ejemplo, la ciencia de Michael Crichton en su ‘Parque Jurásico’). Desgranar lo que hay de realidad es enteramente responsabilidad del lector (si es que desea hacerlo).

Hasta ahora no he comentado nada que los lectores habituales de Dan Brown no sepan. El motivo es que, esencialmente, ‘Inferno’ se ha cocinado con el mismo molde que ‘Ángeles y demonios’ o ‘El código Da Vinci’, habiendo variado solo algunos ingredientes.  El novelista repite esquema bajo la premisa de que si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Aunque nos encontramos ante un libro abiertamente continuista, el autor vuelve a atraparnos de principio a fin con un thriller repleto de giros argumentales... aunque no a cualquier precio. Cual prestidigitador con varios espectáculos de magia a sus espaldas, Brown tiene que hacer un esfuerzo extra para conseguir engañar al público resabiado que ya le ha visto actuar, por lo que se ve obligado a utilizar artificios cada vez más aparatosos a fin de lograr el golpe de efecto. Por suerte, como buen mago, nos reserva no pocas distracciones. Además, los numerosos momentos de acción y suspense marca de la casa nos mantendrán lo suficientemente ocupados como para que no nos preocupemos de otra cosa que no sea recuperar el aliento.

También se percibe cierto “más difícil todavía” en lo que respecta a los temas que ‘Inferno’ pone sobre la mesa. Si bien este autor nunca se ha cortado a la hora de abordar cuestiones espinosas, probablemente estemos ante su obra más controvertida, y por qué no decirlo, valiente; ofreciendo diferentes puntos de vista ante un mismo problema y entrando de lleno en dilemas morales. Dicho llanamente: se mete en no pocos jardines. Toda invitación a la reflexión es bienvenida, así que eso que nos llevamos.

Con un interesante trasfondo, ‘Inferno’ es una aventura tan fresca y adictiva como lo son el resto de novelas protagonizadas por el profesor Robert Langdon. Dan Brown vuelve a demostrar que su fórmula, por repetitiva que sea, sigue disfrutando de buena salud, ofreciéndonos un gozoso entretenimiento. Recomendable tanto para los amantes del thriller como para aquellos que busquen simplemente pasar un buen rato.
Share on Google Plus

About Jota

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario