300: La verdadera Historia. Por Cugar19

300: La verdadera Historia. Por Cugar19 

Somos muchos los que disfrutamos de la película 300, con su estética en blancos, negros y rojos, y la fascinante historia de la batalla entre el ejército de Jerges (Xerxes) y los espartanos dirigidos por Leónidas.
Este duro enfrentamiento tuvo lugar en las Termopilas, pero la película se diferencia de la realidad en varias partes. Para muchos curioso será interesante saber cómo funcionaban las cosas en Grecia y como se formo el terrible ejercito persa, sobre todo ahora que la precuela de 300 es tan inminente.

Vamos a ponernos un poco en situación y saber que paso realmente en la batalla de las termopilas entre el ejército de Jerges y Leónidas. En primer lugar hay que tener claro que “Los Griegos” no son un todo, si no que cada una de las ciudades Griegas tenía su propia política y sus propias costumbres y normas. Lo único que les unía era el idioma y entre ellos no se consideraban iguales. Incluso los escritores atenienses de la época, se referían a Esparta como “Los Otros”.

El ejemplo más claro sin duda es el trato que recibía la mujer, mientras en Atenas a la mujer se la sometía, en Esparta gozaba de total libertad, podía tener propiedades, participar en las decisiones de la ciudad e incluso recibir adiestramiento militar. Tenía incluso el derecho de poder tener amantes de manera legal, sin que el marido pudiera poner objeción alguna. Además así podían tener la posibilidad de tener hijos de un hombre más fuerte, lo que se consideraba un derecho indispensable. Había que mejorar la raza.
Los pueblos que conocemos como Helénicos, no provenían de dicha región si no de pueblos del Norte que bajaron a conquistar las diferentes zonas. En el caso de Esparta, la leyenda indica que son descendientes directos del propio Hércules, dominaron Esparta con mucha facilidad y esclavizaron a la población, los Ilotas. Los espartanos eran superados en número por los Ilotas, según se dice, en una proporción de 15 a 1, pero sometieron a estas gentes encomendándoles tareas agrícolas, mientras ellos dedicaban su tiempo a prepararse militarmente.

Por este motivo, a pesar de ser un número muy superior, los ilotas eran mantenidos a raya por los poderosos espartanos. Esto les convirtió en los mejores guerreros de la historia de la humanidad, ya que su entrenamiento comenzaba siendo niños y el honor y la disciplina era parte de sus vidas. No solo destacaron en la lucha armada y en formaciones de falange en las que eran expertos, sino que también se entrenaban en el arte del Pankration (Arte marcial que se basaba en la lucha desarmada de tipo combinada, lo que los convertía en rivales mortales tanto con armas como sin ellas.


 En Esparta uno de los Reyes más importantes fue Licurgo, cuyas decisiones deshicieron la desigualdad y aportaron las bases para hacer que Esparta fuese mundialmente conocida. Cuando le sugirieron construir muros en torno a la ciudad, el respondió: “Esparta no necesita muros, los espartanos son sus muros”.
En Esparta siempre debía haber dos reyes con el mismo poder, para evitar la subida de un tirano que con sus caprichos y su ego destruyera la ciudad. Este sistema funciono siempre a la perfección, puesto que un Rey limitaba al otro y lo controlaba, hasta que siglos después, Roma también adopto este sistema, convirtiendo a la República en un sistema comandado por dos cónsules.

Pero al caer la república y nacer el imperio, se dejo de lado el sistema de los dos cónsules, cambiándolo por el de un solo Emperador todopoderoso, cuyos excesos, caprichos y egos terminaron destruyendo Roma.

Los Persas 
Persia tuvo un “Imperio Meteórico”, cuya ascensión y declive sucedió rápidamente. Tras estancarse en su expansión por el Oeste bajo el mando de Jerjes el Rey Dios (Así le consideraba su pueblo). Persia conquisto decenas de naciones a las que sometió y utilizo para la guerra, por eso tenía un ejército tan numeroso y variopinto.

 Jerjes (Xerxes ) decidió conquistar Grecia que en ese momento estaba muy deteriorada por las guerras internas que habían tenido. La primera tentativa fue en Maratón, donde los atenienses aguantaron heroicamente y consiguieron frenar el ataque de los persas, a costa de muchas vidas y sangre.
La segunda tentativa iba con la intención de acceder por las Termopilas. Aunque la imagen que nos muestran de los persas, nos hace pensar en ellos como monstruos, Persia fue una de las primeras naciones en proponer a los esclavos un trato adecuado y en considerar a sus oponentes como seres humanos a pesar de ser el enemigo.

El nivel cultural de Persia era superior al de muchas otras naciones, contaba con Bibliotecas llenas de manuscritos y volúmenes y contaban con investigadores de todas las ciencias. Sus ciudades eran hermosas, llenas de joyas arquitectónicas, consideradas joyas de oriente y del mundo. Por lo que el concepto que se tenia del imperio persa, era un poco erróneo.




Las Termopilas 
Cuando Tesalia se retiro del ataque a varias polis griegas, se aliaron a Persia. Este fue el motivo de que se organizase una junta en Corinto a la que asistieron 30 ciudades, para buscar maneras de derrotar a los persas.
Las peleas y conflictos internos hacían que no llegasen a ninguna solución, pero Temistocles les convenció de formar un ejército combinado, con los espartanos al mando, para detener a los persas en la puerta de Grecia, es decir en Las Termopilas, cuya situación geográfica anulaba completamente la superioridad de los persas dirigidos por Jerjes.

Por varios conflictos internos y por motivos religiosos, Leónidas no logro conseguir el ejército que solicitaba. Temiendo que por la tardanza los Persas cruzasen el estrecho de las Termopilas, decidió acudir a frenar el avance persa con su guardia personal de 300 hombres, 600 esclavos Ilotas (2 por cada Espartano), 700 tespios , 400 tebanos y un grupo de hombres de otras polis lo que hacía un total de 7000 unidades frente a los 400.000 persas.



Cuando Jerjes llego, espero cuatro días a que los Griegos depusieran las armas, tiempo que Leónidas utilizó para fortificar las murallas de la fortaleza. Tras este tiempo y al ver que no deponían las armas, envió a un emisario que les exigiría deponer las armas, a lo que Leónidas contesto con una frase que se haría famosa en la historia militar “Ven a buscarlas tu mismo”. Tras esto, comenzó la dura batalla. La fantástica formación espartana y la geografía en la que luchaban, hicieron que las filas de los persas sucumbiesen una tras otra, mientras los griegos no tuvieron a penas perdidas. Este hecho supuso un duro golpe para el ejercito Persa cuya moral se vio muy afectada, mientras el enfado de Jerjes aumentaba cada vez más al verse superado por los Griegos.

 Por ello envió a los Diez Mil inmortales, la elite de sus guerreros, sin embargo el resultado fue prácticamente el mismo. Los Griegos, tras días de lucha empezaban a sentir el cansancio en sus espaldas, pero no cedían ni un solo centímetro de terreno a los persas. El fin, llego de manos de un traidor de su propia patria, Efialtes, quien mostro a Jerjes un paso oculto, por el que poder rodear a los Griegos. Leónidas, ante este hecho, informo a sus tropas, y ofreció a quien no quisiera morir, la posibilidad de retirarse.


 Únicamente se quedaron su Guardia de 300 hombres y unos mil griegos mas, que tomaron la decisión de morir junto a los espartanos, permaneciendo leales. En esta salvaje batalla perecieron casi todos los griegos de una manera heroica, solo dos lograron conservar la vida, estos serian los encargados de contar la cruenta lucha que sucedió en las termopilas.

Gracias a esta muestra de coraje, ganaron un tiempo fundamental e inspiraron a los griegos para que combatiesen, logrando finalmente derrotar a los persas en la batalla de Salamina. En esta batalla, la flota aliada ataco y derroto a los persas invasores. Temiendo quedar atrapado en Europa, Jerjes se retiro de la lucha con gran parte de su ejército a Asia, dejando al frente de sus tropas restantes al general Mardonio, para completar la conquista de Grecia. Meses después los aliados ganaron la batalla de Platea y este fue el fin de la invasión Persa.



300: Rise of an Empire/ 300: El Origen de un Imperio.



Título original: 300: Rise of an Empire 

Año: 2014 Duración: 102 min.
País: Estados Unidos
Director: Noam Murro
Guión: Zack Snyder, Kurt Johnstad (Novela gráfica: Frank Miller) 
Música: Junkie XL Fotografía: Simon Duggan
Reparto: Sullivan Stapleton, Rodrigo Santoro, Eva Green, Lena Headey, Jack O'Connell, Andrew Tiernan, Callan Mulvey, Andrew Pleavin, Yigal Naor, Ashraf Barhom, Vincent Walsh, Steven Cree, Trayan Milenov-Troy, Andrei Claude, Peter Ferdinando, Mark Killeen 



  SINOPSIS

Después de su victoria sobre los 300 soldados de Leonidas, la armada persa, bajo el mando de Xerxes (Rodrigo Santoro), de quien dicen que es un mortal convertido en dios, marcha a través de las ciudades-estado griegas más importantes del Imperio. La primera ciudad a la que llegan es Atenas, cuya fuerza se encuentra sobre todo en su flota, liderada por el admirado general griego Temístocles (Sullivan Stapleton) La intención de Tesmítocles es la de unificar toda Grecia, pero se verá obligado a enfrentarse a las tropas persas de Xerxes y de Artemisa (Eva Green), la vengativa comandante de sus enemigos.
Guerras médicas (500-479 a.C.). Basada en la novela gráfica de Frank Miller "Xerxes".El general griego Temistocles lucha por conseguir la unidad de las polis griegas. Él dirige las tropas griegas que se enfrentan con el ejército persa liderado por Xerxes y Artemisa para impedir la invasión del país. Spin-off de la película/cómic 300. 







Share on Google Plus

About Alaitz Martinez

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario